miércoles, 20 de diciembre de 2017

Instituciones debaten sobre violencia de género y abuso sexual

Instituciones debaten sobre violencia de género y abuso sexual
En el marco de una iniciativa impulsada por el Ministerio de Justicia de la Nación, se llevó a cabo en el Palacio de Tribunales de nuestra provincia, una Mesa de Dialogo Intersectorial sobre Violencia de Género y Abuso Sexual Infantil.
El encuentro tuvo por objetivo interiorizarse de qué manera trabajan los diferentes organismos del Estado y la Sociedad Civil en lo que respecta al acceso a derechos por parte de todos los habitantes, buscando generar mayor eficiencia en relación al abordaje de estas temáticas.
Al respecto, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado sostuvo: “Tenemos que lograr que personas con sospechas, dudas o quieran hacer alguna consulta sobre este tipo de violencia, tengan acceso a lo que le podemos brindar nosotros desde el Ministerio y la Secretaría de Niñez”.
En referencia a los detalles de cómo trabajan desde la Secretaría que dirige, agregó: “Venimos a mostrar cómo funciona y cuáles son los resultados obtenidos del Protocolo de Abuso Sexual Infantil. Además, es importante que conozcan lo hecho desde el Observatorio de la Mujer en relación a violencia de género, donde hay mucha contención y trabajo con las víctimas, aunque todavía quedan muchas cuestiones por resolver”.
A su turno,  el doctor Mateo Martínez, quien impulsó este proyecto expresó: “La iniciativa nace de un grupo de tucumanos que hace muchos años que observamos que la zona oeste de la provincia no tiene acceso a derechos básicos como salud, educación y justicia, del mismo modo que lo tenemos quienes vivimos en otros sectores de Tucumán”. De este modo, “se generó un proyecto que consiste en formar conjuntos de abogados, médicos, asistentes sociales y psicólogos en la zona de la ruta 40, más precisamente en los Valles Calchaquíes, para que allí desarrollen acciones de prevención en salud, acceso a derechos y sobre todo violencia doméstica y abuso sexual infantil”.
La mesa inaugural estuvo conformada por Daniel Posse, presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán; Antonio Estofán, vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán; Antonio Gandur, vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán; Rossana Chahla,ministra de Salud de la Provincia; Fernanda Rodríguez, subsecretaria de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia de la Nación;. Además de las autoridades ya mencionadas, el Comité de Honor estuvo conformado por Eduardo Nieva, Cacique de Amaicha;  secretaria de la Mujer, María del Carmen Carrillo; la coordinadora del Observatorio de la Mujer, Eva Fondevilla. También de diferentes organizaciones sociales, referentes del Ministerio de Seguridad de Tucumán, el Ministerio Público Fiscal, entre otras.

martes, 19 de diciembre de 2017

La Municipalidad de Salta distinguirá a voluntarios contra el abuso sexual infantil



Estudiantes universitarios, profesionales y voluntarios que participaron del programa Salta Niños, que gestiona una fundación privada, con el apoyo de la Cooperadora Asistencial de la Municipalidad de Salta, han recibido certificados y menciones, a modo de agradecimiento, por «distintos aportes desde el punto de vista técnico, científico y humano».

Según la información oficial de la Municipalidad, el programa Salta Niños cuenta con cinco fases que incluyen iniciativas orientadas a promover activamente, y de manera comprometida, los alcances de la agenda global en el marco del desarrollo sostenible 2030, y la Convención sobre los Derechos del Niño.

Mediante un convenio de mutua colaboración, la Cooperadora Asistencial y la citada fundación trabajan en el mejoramiento de las prácticas en materia de desarrollo de la infancia, así como en la apertura de un espacio para la investigación sobre estrategias y procedimientos comunitarios para la concienciación, sensibilización y prevención de abuso sexual infantil.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Las consecuencias del maltrato infantil

Desgraciadamente mi hijo y mi nuera se llevan mal desde siempre y viven peleándose y hasta agarrándose a golpes. Mi único nieto de 18 años es un chico o que está deprimido o se emborracha seguido. Supongo que tiene que ver porque lo descuidan desde que nació. S.O. de M., Gualeguay
Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el maltrato infantil se define “como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye entre las formas de maltrato infantil”.
Según la estimación de la OMS, “una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos de niños”.
El maltrato que recibe un niño en la infancia deja secuelas y produce en la adultez serios trastornos emocionales y de personalidad.
El psicoanálisis demostró que son consecuencia de heridas psíquicas que continúan activas a pesar del paso de los años, se manifiestan en cualquier edad y de diversas formas.
Queda un niño herido y lastimado que mantiene su rabia, su dolor y su hostilidad en algún sitio de su inconsciente y que, bajo condiciones facilitadoras, se reactivarán en el interior del adulto. Esto se evidenciará en forma subjetiva, con depresión, ansiedad, pensamientos negativos, estrés, síntomas psicosomáticos; y, externamente, con agresividad, conductas impulsivas, adicciones, actos de violencia, prácticas sexuales de riesgo, consumo indebido de alcohol o drogas, entre otras.
Sin duda, el desarrollo y el funcionamiento adecuado del cerebro dependen de los cuidados y de los buenos tratos recibidos sobre todo antes de los 5 años, a fin de lograr la normal secreción de neurotrofinas, responsables del adecuado crecimiento de las neuronas, que ellas migren y ocupen las regiones pertinentes, que desarrollen las ramificaciones necesarias que permitirán la creación de redes funcionales eficientes y que se mielinicen los nervios.
Todo lo cual es básico para el saludable desarrollo motor, psicológico, intelectual, afectivo y vincular de los niños.
Desde el punto de vista neurobiológico, el maltrato infantil se asocia con importantes alteraciones del sistema nervioso central, del sistema nervioso autónomo, del sistema endocrino y del sistema inmune, ocasionando diversos hechos.
Uno de ellos es la producción excesiva de cortisol, una hormona que destruye neuronas en regiones como el hipocampo, minúscula estructura clave en el proceso de memorización de nuevas experiencias. Es una zona muy vulnerable al exceso de cortisol por ser una de las pocas del cerebro donde siguen generando nuevas neuronas después del nacimiento. Al mismo tiempo, se activa de manera sostenida la amígdala (el centro del miedo), la corteza cerebral visual (como si ella continuara percibiendo el evento traumático) y se desactiva la región del lenguaje verbal (se tiende a la actuación de las emociones y no a su verbalización).
En consecuencia, el adulto con maltrato en su infancia tiene mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales por el daño ocasionado, razones que ameritan un tratamiento integral.

sábado, 14 de enero de 2017

Ustedes se callaron cuando se lxs llevaron, ustedes se callaron cuando lxs abusaron”

Hace cuarenta años, mientras más de 30 mil jóvenes de este país eran perseguidxs, echadxs de sus trabajxs, acorraladxs, desaparecidxs, torturadxs, violadxs, tiradxs al río, enterradxs en fosas comunes y sus desesperadas familias los buscaban, ustedes ¿dónde estaban? Salvo honrosas excepciones, no estaban, miraban para otro lado y colaboraban.

Cuarenta años después saltan a la opinión pública los tremendos relatos sobre los curas y monjas abusadorxs en distintos puntos de nuestro país, desde mucho tiempo acallados. Y nuevamente escuchamos a lxs sobrevivientes, a esas valientes personas, que con sus testimonios ponen blanco sobre negro.

Cada unx, con su dolor, con su tiempo interno, con su proceso personal para poder decir aquel horror que vivió, a quién decir, qué decir, cómo hacerlo.

Lxs sobrevivientes de genocidio, lxs sobrevivientes de pedofilia eclesiástica, aquellxs que pudieron transformar su historia en lucha colectiva.

Y vuelve a caer sobre ellxs, la duda, se lxs culpa, no se les cree, por algo será, se lo buscaron, por algo fueron elegidxs, algo quieren, ¿buscan fama o plata?

Nuevamente, desacreditar a quien fue víctima.

Gracias a los valientes testimonios de lxs sobrevivientes de la dictadura genocida y años de lucha de los organismos de derechos humanos y de la sociedad, algunos cuántos genocidas están presos. No todos los que deberían. Faltan.

Gracias a los valientes testimonios de lxs sobrevivientes de abuso eclesiástico, algunos pocos, muy pocos están presos, faltan muchos y nos falta también más compromiso social.  ¿Será que estamos tan atravesados por mandatos, dogmas, creencias culturales tan antiguas que operan y se refuerzan tratando de impedir el pensamiento crítico?

¿Es que esta sociedad no puede escuchar y reflexionar sobre la búsqueda de lxs sobrevivientes, que es Verdad y Justicia, como reaseguro para toda la sociedad, para el Nunca Más?

Cuartenta años después estos “pobres viejitos”, los genocidas y los curas abusadores, claman como en eco por la prisión domiciliaria.

En el año 2007 el cura, quien fuera capellán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Christian Von Wernich, fue condenado a perpetua en la cárcel de Marcos Paz, por 31 tormentos (presenciaba interrogatorios), siete homicidios y privación ilegal de la libertad de 34 jóvenes militantes.   En el año 2012 el cura Julio César Grassi fue condenado en la cárcel de Campana, a quince años de prisión por abuso sexual infantil y corrupción de menores.  Ninguno de los dos tuvo sanción eclesiástica. Ambos siguen dando misa.  

La autora integra la red de Profesionales Latinoamericanos/as contra el Abuso de Poder y es asesora profesional de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico

lunes, 5 de diciembre de 2016

El 72% de las víctimas son niñas



Por: Natalia Mantineo

La situación ocurrida en el Instituto Antonio Próvolo, donde dos sacerdotes y otras personas de ese colegio se presume que abusaron sexualmente de niños hipoacúsicos puso en alerta a la sociedad sobre una realidad que está presente. Según las cifras brindadas por el Programa Provincial de Maltrato Infantil y del Poder Judicial, en Mendoza existen mil denuncias anuales provenientes de la Dirección General de Escuelas (DGE) y de la Línea 102 de Atención al Niño. 
El 72% de las víctimas son niñas. Pero las estadísticas no terminan allí sino que, además, refieren que el 80% de los que propinan estos actos son hombres, aunque existe una minoría femenina implicada.
Una realidad que existe y duele
Según la Real Academia, el abuso sexual infantil es la conducta en la que una niña o niño es utilizado como objeto sexual por parte de una persona con la que mantiene una relación asimétrica, de desigualdad, con respecto a la edad, la madurez o el poder.
Ser víctima de abuso sexual conlleva un sinfín de traumas, tanto físicos como psicológicos. Lo importante, de acuerdo a los dichos de los especialistas, es saber actuar a tiempo. Para ello es indispensable estar atentos a los diferentes comportamientos que manifiestan los pequeños, sobre todo, en sus primeros años de vida.
"El ofensor, por lo general, es una persona allegada a la víctima. Suelen tener un vínculo muy próximo, por lo que es muy fácil hechizar o seducir al abusado. También hay casos en donde no existe un vínculo afectivo directo, como el de los curas del Instituto Próvolo, pero sí hay algún tipo de confianza entre el abusado y abusador", aseguró Alejandrina Román, directora del Centro de Educación, Pareja y Asistencia a la Sexualidad (CEPAS).
Las víctimas pueden pasar muchos años sin revelar lo que les ha ocurrido. Esto tiene que ver con que el abusador los hace sentir responsables de lo ocurrido, logrando así que carguen con la culpa, tal vez, toda su vida.
Quedarse callado y no contar lo ocurrido puede generar dos tipos de impactos en las víctimas: "Uno de ellos tiene que ver con ocultar las emociones y seguir adelante; el otro, es el silencio que le impide realizarse como persona", dijo Román que además, aseguró que la víctima de un abuso tiene mucha tendencia a repetir los hechos con otras personas. 
"Predomina más en el hombre que en la mujer abusada, no siempre ocurre, pero en un amplio porcentaje sí. Es un modo de vengar lo que le hicieron a ellos", expresó la psicóloga.
¿Cómo detectar que un chico ha sido víctima de abuso?
En los tiempos que corren, los especialistas hacen mención a la importancia de hablar con los niños como corresponde. Las cosas por su nombre: el pene es pene no pilín y la vulva es vulva y no repollito. Eso permitirá que los pequeños comiencen a conocer su cuerpo con los nombres reales que poseen.
"Es fundamental enseñarles a respetar su cuerpo, decirles que éste les pertenece y que si alguien se lo toca o lo molesta tiene que avisarle a un adulto cercano de confianza. Enseñarles lo que es el cariño bueno y el cariño malo, el secreto bueno y el malo. Explicarles la diferencia entre un regalo y un soborno. Eso permitirá que sepan actuar y defenderse ante determinadas situaciones", refirió Román.
“No siempre el cambio de comportamiento de los menores significa que han sido víctima de abusos sexuales. El trabajo es largo y minucioso. Lo importante es actuar, acompañar y siempre estar atentos”, expresó Rita Pérez, profesora de Educación inicial, Educadora sexual y autora del libro Emociones dibujadas.
“A veces se los minimiza pero hay que saber escucharlos porque si algo nos dicen, es porque algo está sucediendo”, afirma la especialista. Según su experiencia, un adolescente puede crear una historia y mantenerla, pero no un nene de entre 3 y 6 años. 
“Cuando los chicos dibujan a un niño con algo en sus genitales o teniendo sexo oral es porque lo han visto ya sea porque viven hacinados donde en la misma habitación duermen siete hijos más los padres; o bien, porque han sido víctimas de abuso, eso está clarísimo. Los chicos a esa edad no inventan lo que no conocen”, refirió la educadora.
Consejos para tener en cuenta y poner en práctica
Es prioritario que los padres brinden a los pequeños mucha contención, afecto y sobre todo respeto como personas.
"Los chicos tienen que conocer sus derechos, ser escuchados y no subestimados. Deben saber que tienen que cuidar y proteger su cuerpo, conocer sus partes íntimas tal cual son, sin tabúes. Los niños tienen que estar al tanto de la realidad en la que viven. Saber qué es un abuso sexual, saber las diferencias entre caricias buenas o malas. Si hay un tipo de caricias que no les agrada deben decir No y desconfiar si alguien les pide que guarden el secreto al ser acariciados", manifestó Pérez.
"Los padres tienen que estar presentes en el crecimiento de sus hijos, acompañarlos en todos los aspectos de sus vidas, observar sus movimientos, sus gestos, sus tareas, sus dibujos, así lograrán detectar a tiempo si algo funciona mal", culminó.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Profesionales latinoamericanos se pronunciaron contra el abuso de podery los abusos sexuales eclesiásticos



Además, exigieron “una actitud concreta y no declamada de las autoridades de la Iglesia, encarando el tema con responsabilidad, seriedad y cumpliendo las leyes terrenales…y las propias”.
El comunicado de prensa emitido por el grupo de profesionales latinoamericanos, cuenta que tomaron “conocimiento, con asombro pero no con sorpresa, de los abusos sexuales infantiles producidos en el Instituto Católico Próvolo de Luján de Cuyo, Mendoza, responsable de la atención y educación de niñas y niños hipoacúsicos”. “Dos curas y un empleado es lo que se sabe, hasta ahora, sobre la identidad de los perpetradores”, agregaron.
“En este momento comienzan a llegar más revelaciones de otras zonas del país, entre ellas La Plata”, acotaron y recordaron: “Los Institutos Próvolo tienen historia en el tema. Desde la década del 50 se registran hechos que implicarían a más de cien curas y cientos de víctimas, especialmente en Verona (Italia) que, al descubrirse, fueron redistribuidos en otras sedes o resultaron prófugos. Uno de ellos de más de 80 años, es ahora uno de los apresados en Mendoza”.
En la misma línea, expresaron que “causa espanto el encubrimiento realizado por las autoridades eclesiásticas, no solo transgrediendo así toda ley cívica y moral sino permitiendo el aprovechamiento de la situación de minusvalía en la que colocaban a niños y niñas cuya discapacidad no les permitía o les dificultaba al extremo -de no ser educados- la comunicación. Es posible suponer que eran obligados a quedar en esa situación de aislamiento para aumentar su estado de vulnerabilidad. Sabemos que a mayor vulnerabilidad, mayor impunidad. Es aún peor, si cabe, pensarlo como un plan llevado a cabo en varias sedes de la red de Institutos Próvolo, a lo largo de décadas”.
Por lo expuesto, exigieron “la formación y designación de intérpretes de la lengua de señas en todos los estamentos del Estado”.
“La Iglesia Católica sigue diciendo que se arrepiente… de estos sucesos. Los Próvolo no tienen la exclusiva en el tema. No vemos hasta ahora grandes movimientos, no solo que permitan llevar a estos delincuentes sexuales a la cárcel -que según sus representantes no es su función hacerlo- si no tampoco que se los prive de sus derechos sacerdotales. Baste el ejemplo del cura (Julio César) Grassi por estos lares, más de diez años para lograr su encarcelamiento y aun pudiendo oficiar misa”, recordaron.
Asimismo, destacaron “el trabajo que lleva a cabo la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, a quienes acompañamos en su denuncia permanente que los llevó, entre otros logros, a exponer en organismos internacionales la situación de múltiples víctimas y a encarar el tema como un fenómeno social cualificado y no como hechos aislados. La Red, ya estaba siguiendo los pasos del cura (Nicolás) Corradi, preso ahora y lo había rastreado hasta sus actividades abusivas en Italia en las décadas del ‘50 y el ‘80”.
Por esto, el grupo de profesionales latinoamericanos expresó: 
* Nuestra total solidaridad con las víctimas del Próvolo de Mendoza y las que sigan apareciendo.
* Nuestra exigencia de una actitud concreta y no declamada de las autoridades de la Iglesia encarando el tema con responsabilidad, seriedad y cumpliendo las leyes terrenales…y las propias.
* Seguimos subvencionando institutos y escuelas católicas sin que el estado ejerza el control correspondiente.
* Sin separación Iglesia/Estado no se cumple la laicidad establecida en nuestra constitución: ésta es parte de sus consecuencias”.
 

martes, 29 de noviembre de 2016

Llaman aromper el silencio contra el abuso sexual infantil


 Unicef y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos lanzaron una campaña que busca concientizar y generar denuncias en torno a este flagelo. Pusieron a disposición una página web y una línea 0800 que será atendida por profesionales durante las 24 horas.


En el marco del Día Mundial para la Prevención del Abuso contra Niñas, Niños y Adolescentes –que se conmemoró el pasado 19 de noviembre– el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lanzaron, a través de diversas producciones audiovisuales que están circulando en los medios de comunicación, la primera campaña nacional masiva contra el abuso sexual infantil que busca concientizar sobre la temática. 

Asimismo y en consecuencia se dio apertura al sitio on line www.argentina.gob.ar/abusosexualinfantil que aporta información alusiva; y se recuerda a la comunidad que existe una línea gratuita 0800 (222 1717) que es atendida por psicólogas y trabajadoras sociales con más de 10 años de experiencia en la temática que está a disposición de cualquier persona que sea víctima o tenga conocimiento de una situación de violencia sexual cometida contra un niño o adolescente las 24 horas, los 365 días del año.

La subsecretaria de Acceso a la Justicia, María Fernanda Rodríguez, explicó que el objetivo de la campaña es "hacer visible lo invisible, con el fin de prevenir esta problemática que ocurre con frecuencia alarmante".

En este sentido, al remarcar que según datos de la Organización Mundial de la Salud, una de cada cinco chicas y uno de cada 13 chicos ha sido víctima de abuso, la funcionaria aseguró que "es hora de ubicar el tema sobre la mesa".

Por su parte, la representante de Unicef en Argentina, Florence Bauer, expresó que "visibilizar el problema es un primer paso fundamental, seguido de otros, como lograr la implementación de un sistema unificado de información, fortalecer la coordinación interinstitucional a través de protocolos unificados de actuación y facilitar espacios adecuados de denuncia".


Datos del servicio
En la página web que se puso a disposición de la comunidad (www.argentina.gob.ar/abusosexualinfantil) se detalla que "El abuso sexual infantil es un delito que existe cuando: un adulto utiliza a un niño, niña o adolescente para estimularse sexualmente; un adulto estimula sexualmente a un niño, niña o adolescente; o un adulto utiliza a un niño, niña o adolescente para estimular sexualmente a otra persona". Además se remarca que "puede haber abuso sexual infantil aunque no haya acceso carnal".

En el portal, además, se detallan algunos ciertas claves a considerar por parte de los adultos para determinar que están frente a un caso de estas connotaciones. "Los niños, niñas o adolescentes que son víctimas de este delito no suelen contar lo que les ocurrió. Sin embargo, si tienen cambios de conducta repentinos, pueden estar diciéndonos que les ha pasado algo. Algunos de estos cambios podrían ser: enojos injustificados, decaimiento, desconexión con el medio social, pesadillas o problemas para dormir, ansiedad, no quieren quedarse solos con una persona en particular", describe y agrega: "Para evaluar si hubo agresión o no, siempre debe participar un profesional, que puede ser el pediatra u otro especialista en el tema".

Para tener en cuenta
Cabe destacar, según se detalla a manera introductoria en la Guía para Tomar Acciones y Proteger sus Derechos de Unicef, que "a diferencia del maltrato físico –cuyo diagnóstico depende de la posibilidad de ver las lesiones– y de la negligencia adulta hacia el bienestar infantil –reflejada al ver niños privados de los cuidados parentales básicos (desnutridos, no escolarizados, sin cuidados médicos básicos, entre otras formas de vulneración de sus derechos)–, la detección del niño que fue o está siendo víctima de abuso sexual depende de escucharlo para saber qué pasó".

En este sentido se destaca que la "importancia" de atender al niño cuando toma la palabra "radica" en que su descripción frecuentemente es la más importante, poderosa y, en muchas ocasiones, la "única" evidencia del abuso cometido en su contra. 

Por último vale recordar que en agosto de este año la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de Santa Fe expuso su preocupación "por el número de casos de violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes abordados en todo el territorio provincial" al revelar que de acuerdo al Informe 2015 del Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia de Santa Fe las violencias fueron durante 2014 el principal tema que atraviesa las situaciones atendidas (según el registro, en Santa Fe el 22,1 por ciento de los incidentes de violencias ingresados a la institución corresponden a abusos sexuales; mientras que en Rosario, ese porcentaje alcanza el 18 por ciento).